Ex escort de lujo que se acostó con 10.000 hombres revela lo que los clientes querían realmente

Una ex escort de lujo que se acostó con más de 10.000 hombres ha revelado lo que sus clientes realmente querían.

Esta escort fue durante una etapa de su vida una de las trabajadoras sexuales con mayores ingresos de Australia. Podía cobrar hasta $2,000 (1225,30€) por noche de sus clientes.

Pero después de 12 años en la industria del sexo, dijo que la mayoría de los hombres no se dirigían a ella por “sexo duro y pervertido” sino que, el motivo principal era que no se sentían satisfechos en sus propias relaciones.

Ahora, con 39 años, cuenta que creció como una cristiana devota antes de ser violada en grupo por hasta ocho hombres cuando era adolescente, dijo que muchos de sus clientes querían “sentirse masculinos de nuevo”.

“No quiero ser tan descarada como para culpar al feminismo por esto. Sin embargo, creo que hay un papel que desempeñar cuando los hombres se sienten castrados. Ya no saben lo que es ser un hombre. Se han perdido.”

Ella dijo que está contenta de estar lejos de la industria y ahora enseña a las mujeres cómo “entender” a los hombres y aprovechar al máximo sus relaciones.

En 2014, dijo que se había enganchado a un estilo de vida con el champán y  la cocaína que le permitían sus retozos, el 90% de los cuales eran con hombres casados.

Dijo que la combinación de haber sido intimidada sin piedad a lo largo de su infancia y de tener una autoestima seriamente baja, la llevó en espiral a las oscuras profundidades de la industria del sexo.

“En la escuela me intimidaban porque era una persona muy tímida e introvertida, era un blanco fácil. También tenía una autoestima muy baja en ese momento, así que una combinación de esos dos hizo no sentirme muy bien conmigo misma. Yo era una persona normal, la vecina de al lado que no esperabas que fuera una escort. Pero en ese momento, todo lo que quería hacer era ganar mucho dinero, así que, junto con mi baja autoestima, me llevó naturalmente a la industria del entretenimiento para adultos”.

Mientras que muchos de sus amigos se convirtieron en doctores y abogados, ella se convirtió en escort muy pronto, se las arregló para acostarse con 10.091 hombres, manteniendo un diario que registraba cada uno de ellos.

Ella dijo: “Lo escribí en un diario, empezó como una especie de broma, y pensé en escribir mis experiencias para ayudarme a sobrellevarlo. No es algo que me propuse hacer, pero la vida de la cocaína y el champán es muy adictiva, y de repente, 12 años de tu vida se han ido, así como así.”

Sus clientes fueron descritos principalmente como “hombres de negocios de cuello blanco” y aunque agregó que alrededor del 90 por ciento de ellos estaban casados, afirma que no se siente culpable ya que “probablemente salvó sus matrimonios”.

“Es simple, los hombres no hacen trampa si están obteniendo todo el sexo que quieren en el matrimonio. Sólo porque los hombres se casen, no significa que no sigan teniendo esa “obsesión” por el sexo, y si no apagan ese deseo en el matrimonio, lo harán fuera. Como dijo uno de mis clientes: “Amo mucho a mi esposa y estoy enamorado de ella, pero no tenemos sexo, sólo tengo sexo tres veces al año”

No pasó mucho tiempo antes de que tuviera millonarios que hacían cola para beber vino y cenar con ella y la invitaban a lo que ella consideraba un estilo de vida glamoroso, mientras que ella les decía a sus padres que ganaba una pequeña fortuna con su trabajo de modelo. Admite tímidamente que uno de sus mejores clientes en términos de rendimiento, era en realidad un hombre de 84 años de edad.

“Un par de años después de mi carrera, perfeccioné mi oficio, no sólo se trata del sexo, sino también de poder cumplir con las fantasías de los clientes y ser un buen compañero y un buen oyente”

“Hacías las simples citas de fin de semana, en los que te llevaban a restaurantes de cinco estrellas, te glamourizaban con hermosos vestidos – ese es el lado glamoroso de la industria – la parte buena. A veces acumulaba 2.000 dólares por noche para la cena y el champán, era una vida exitosa, pero tenía un alto precio personal. Estaba muy sola y aislada, sólo tenía un puñado de amigos. Te aíslas de la sociedad, estás viviendo esta doble vida como un secreto, pasas de ser una chica normal a llevar vestidos de lujo y lencería sexy.

Pero había un lado más oscuro en su profesión, y es que terminó enganchándose a la cocaína y al alcohol, consumiendo las drogas al menos cinco veces por semana.

Añade: “Atraería a los trabajadores de cuello blanco, la gente de más dinero, así que me expuse a la cocaína rápidamente.  La probé por primera vez a principios o mediados de mis 20 años y pensé: ¡¿Por qué no?!. Una noche de experimentación de coca se convirtió en unos 6 a 8 meses de consumo de coca y speed, eran 5 días a la semana.”

Fue en esa época cuando se vio envuelta en un terrible accidente automovilístico en el que estuvo al borde de la muerte. Fue cuando se dio cuenta de que necesitaba escapar de su sórdido estilo de vida.

Así que mientras estaba en el hospital, se sinceró y les dijo a sus padres toda la verdad, y después de recuperarse, tomó clases de vuelo donde ahora trabaja a tiempo completo como piloto comercial.

Ella dijo: “Después del accidente de coche me di cuenta de que sólo vivimos una vez y debemos aprovechar y cuidar nuestra vida. Puedo dar gracias a mis padres por ser tan comprensivos”

A pesar de mantener su antigua profesión en secreto de sus colegas, ha escrito un libro en el que cuenta su historia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *